Sin dudas el fuerte que mostró Celta fue la faceta ofensiva. No obstante el 16to puesto que culminó en la Liga ocultó el buen rendimiento de algunos jugadores. Entre ellos el exjugador de Defensor Sporting cosechó 13 goles, logrando llamar la atención del Culé.

El primer acercamiento de Barcelona por el goleador, de 22 años, fue de 25 millones de euros y resultó desestimada por la directiva. Para acordar la salida la idea es que el ofrecimiento se acerque más a los 50 millones de la cláusula de rescisión.

El compañero de ataque que tuvo el picante Iago Aspas llegó a esa cifra en su segunda temporada en Balaídos, y con los 18 gritos de la campaña pasada, trepó a 31 en sus dos años en el club tras dejar atrás el equipo charrúa.

Celta es dueño del 80% del pase mientras que el restante 20% todavía es propiedad de Defensor Sporting. Esta campaña, por la fecha 36, se dio el gusto de anotarse en el 2-0 que los gallegos le propinaron a Barcelona.