A partir de la denuncia del exalcalde de Maracaibo, Giancarlo Di Martino, sobre un presunto pago a Nicolás Leóz y Eugenio Figueredo para designar a su ciudad como sede para la final de la Copa América 2007, la Conmebol aseguró a través de su presidente que buscarán justicia ya que condenan cualquier acto de corrupción.

“Condeno enérgicamente la corrupción del pasado que tanto daño le ha hecho al fútbol sudamericano. Dentro de nuestro compromiso con esclarecer las cuentas y hacer justicia, he ordenado investigar a fondo estas graves denuncias. Este ejercicio se llevará a cabo con la asesoría de auditores y abogados especializados en materia anticorrupción”, dijo Alejandro Domínguez, presidente de Conmebol a principios de este año.

“Uno de los pilares de reforma en la nueva Conmebol es hacer justicia para el fútbol sudamericano y esto tiene tres componentes: primero, conocer toda la verdad respecto a los hechos de corrupción del pasado; segundo, buscar la restitución correspondiente ante la justicia; y tercero, blindar al fútbol contra la corrupción a futuro para que estos abusos no se repitan”, destacó un comunicado que salió en la página oficial de Conmebol.