La modificación de las fechas de las dos finales de la Copa Libertadores, impulsado por Conmebol y la Asociación del Fútbol Argentino, generó cierta alteración en el calendario del fútbol sudamericano.

Este cambio no afectó solamente a los dos equipos finalistas (Boca y River debieron posponer sus encuentros de la Superliga), sino que también involucró a las selecciones nacionales.

Es que la ida y vuelta de la Final de la Libertadores se jugará justo con la fecha FIFA de por medio, y hay algunos protagonistas que fueron citados para representar a sus respectivos seleccionados. Los principales casos son los de Nahitán Nández y Camilo Mayada, quienes fueron convocados por Uruguay para los dos amistosos frente a Brasil y Francia.

Para que no haya inconvenientes, y que los dos elencos no pierdan entremedio a sus futbolistas, la propia Conmebol envió un pedido oficial a todas la federaciones sudamericanas para que liberen a todos aquellos jugadores del Millo y del Xeneize. Mediante un comunicado, el máximo ente de Sudamérica argumentó su manifiesto para que los dos equipos desarrollen las finales en igualdad de condiciones.