Una batalla legal con el objetivo de preservar el medio ambiente hizo que uno de los torneos de tenis más importantes del mundo haya tenido que buscar una nueva sede. El Masters 1000 de Miami, considerado un quinto Grand Slam por varios fanáticos del deporte, ha tenido que mudarse y no precisamente a otra pista de cemento.

El Miami Open seguirá disputándose en el sur de Florida, pero ahora será en un estadio de fútbol americano. La nueva sede será el Hard Rock Stadium de Miami Gardens, hogar de los Dolphins. La cancha principal de tenis tendrá una capacidad para 14.000 espectadores.

“Nos comprometemos a brindar una experiencia inmejorable a todos los jugadores, aficionados y socios que tomarán parte en este evento mundial. La oportunidad de exhibir el mejor tenis del mundo en el Hard Rock Stadium, un lugar que reúne lo mejor de la cultura, el arte y el entretenimiento, será una experiencia increíble para todos los involucrados”, expresó Stephen Ross, propietario de los Miami Dolphins.

Será la cuarta mudanza para el torneo estadounidense fundado en 1985: el primer lugar donde se jugó fue Delray Beach, luego pasó a Boca Ratón y después comenzó a disputarse en Key Biscayne. Ahora, su nueva sede será el Hard Rock Stadium y habrá cinco argentinos en el cuadro principal masculino.