A más de un mes de la definición del 7 de agosto, entre Esperance y Wydad, el Comité de Apelaciones de la Confederación Africana de Fútbol (CAF) desestimó la apelación del club de Casablanca, confirmando a Esperance Sportivo de Túnez como el campeón de la Liga de Campeones de África.

En aquella final el equipo marroquí abandonó el campo de juego en el minuto 59 del partido de vuelta de la final, después de que el árbitro anulara un gol y ante la imposibilidad de recurrir al VAR ya que el dispositivo estaba arruinado.

“El árbitro está investido con la autoridad para tomar la decisión final en el campo de juego desde el principio del partido y su decisión no depende de la revisión del Comité de Apelación. La falta del VAR no tiene efecto legal alguno ya que su único propósito es ayudar al árbitro a tomar la decisión correcta”, indicó el comunicado de la CAF.

Además el informe relata que el rechazo de los jugadores de Wydad de volver al campo fue evidente pese a los intentos realizados por el árbitro, quien decidió suspender el partido tras hora y media de espera. “Por tanto, el Comité de Apelaciones confirma que el partido fue perdido por abandono por el Wydad Athletic Club porque sus jugadores rechazaron reanudar el juego”, añadió el organismo.

Así las cosas Esperance sacó su boleto definitivo para el Mundial de Clubes de la FIFA, luego de varias idas y venidas, donde incluso la orden del Comité Ejecutivo de la CAF de repetir el partido fue revocada por el TAS, allanando el camino a esta determinación final.