Un encuentro que finalizó sin goles en el tiempo reglamentario, se terminó inclinando a favor de Gremio en la tanda de penales. De esta manera, el conjunto tricolor se terminó consagrando campeón del Campeonato Gaúcho. Pero el post partido dejó mucha tela para cortar y algunas declaraciones picantes.

La nota la dio Paolo Guerrero, quien dio a conocer la interna que protagonizó junto a Walter Kannemann. “Hablé con el árbitro, le dije hablara con él para que no agarre, para que vaya a la pelota, pero después me sacó una tarjeta amarilla. Kannemann me pisó, yo lo agarré, porque me estaba pisando el pie, ahí lo empujé y me sacó tarjeta amarilla. Deja mucho que desear el arbitraje de hoy”, expresó el peruano.

Molesto por el resultado y por las circunstancias, el delantero agregó: “Creo que tienen que mirar más a Kannemann ahora que empieza el Brasilerao. Le pedi al árbitro que mire cada jugada con él porque no va a disputar el balón. Él solo quiere agarrar y empujar y eso no existe en el fútbol de hoy. Hay que jugar más al fútbol”.