En el último tiempo, el balompié chino ha intentado posicionarse en el foco del mundo futbolístico tratando de atraer a jugadores reconocidos y convertirse en una de las ligas más atractivas del planeta. Ya son muchos los casos de quienes cambiaron un buen presente deportivo por un mejor futuro económico al emigrar hacia Oriente.

Ahora, según medios de aquel país, hay un nuevo gran objetivo y se trata de nada más y nada menos que Andrés Iniesta. El de Fuentealbilla se encuentra en la mira del Tianjin Quanjian, que le ofrece tres años de contrato por 35 millones de euros cada uno.

Además, por el lado comercial, el mediocampista de Barcelona también es dueño de varias bodegas de vino y podría cerrar un trato para empezar a comercializar en territorio asiático.