El Pelusa encendió las alarmas a principios de mes cuando anticipó que podría irse del equipo del ascenso mexicano ya que su figura jugaba en contra por varios fallos arbitrajes que perjudicaron a los de Sinaloa. Sin embargo el equipo empezó bien los playoffs y el DT cambió la postura.

“Tengo que hablar con Jorge Alberto Hank, el dueño del equipo, porque poseo ideas para el próximo torneo con Dorados. Cuando venga a Culiacán podré exponer mis planes porque estoy apegado a Dorados y, sobre todas las cosas, a muerte con mis jugadores que nunca fallan”, señaló el Diez luego del triunfo 1-0 ante Cimarrones de Sonora, en condición de visitante, en el partido de ida de los cuartos de finales del Ascenso.

Además el entrenador analizó el partido mostrándose complacido por el score pero criticando la postura de los dirigidos por Isaac Morales. “Tuvimos la pelota pero no la supimos administrar. Ellos no querían jugar, vinieron sólo a presentarse, con respeto al colega que hace lo que puede. Aunque se nos complicó el juego, gracias al gol de Amaury Escoto pudimos abrir el marcador y vamos al juego de vuelta con una ventaja que significa mucho”, agregó.

Asimismo de cara a la vuelta que dejó bien parados a los suyos no generó muchas ilusiones ya que hay 90′ por delante y todo puede pasar: “Sería exagerado decir que ya estamos pasando el turno sin haber jugado, faltaría el respeto a mi colega y a los jugadores de Sonora. Jugaremos la clasificación como lo hicimos en la ida”, señaló.

Por último Maradona afirmó llegar mejor preparado a los duelos eliminatorios porque el equipo de Sinaloa mejoró en varios aspectos: “Tenemos variantes. El año pasado nos faltaba tener un jugador titular y un suplente por puesto; Ahora conseguimos futbolistas que tapan agujeros que el año pasado no podíamos porque eran zurdos o derechos. Hoy tenemos opciones”, concluyó.