Al Arsenal se le ha presentado una situación insólita y deberá prescindir de uno de sus futbolistas de cara a la final de la Europa League. Debido a la tensión política que existe entre Armenia, país de nacimiento de Henrikh Mkhitaryan, y Azerbaiyán, lugar donde se disputará el partido definitorio contra el Chelsea, el mediocampista no podrá ser de la partida.

El club ha tenido que tomar la difícil decisión de desafectar al capitán del seleccionado armenio, que no podrá estar presente el próximo 29 de mayo en el Estadio Olímpico de Bakú. La relación entre ambos países está rota por conflictos políticos y la disputa de territorios que desencadenaron la Guerra del Alto Karabaj en 1994.

A través de un comunicado oficial, los Gunners se lamentaron por la compleja situación: “Hemos explorado a fondo todas las opciones para que Micki forme parte del equipo, pero después de discutirlo con él y con su familia hemos acordado colectivamente que no participará. Hemos escrito a UEFA expresando nuestra profunda preocupación por esta situación. Micki ha sido un jugador clave en nuestro camino hasta la final, por lo que es una gran pérdida”.