En el final del partido entre Olympique de Marsella y PSG se desató un escándalo y cinco jugadores vieron la roja. Entre los expulsados estuvo Neymar. Luego de acudir al VAR, el árbitro del encuentro expulsó a brasileño por agredir a Álvaro González (defensor del Olympique). Antes de meterse en el túnel, el brasileño acusó al español de racista.

Además, el jugador del PSG continuó su descargo en su cuenta de Twitter: “Lo único que lamento es no haberle dado a este idiota en la cara”, escribió. Luego, reveló los insultos que recibió y disparó contra el VAR: “Captar mi agresión para el VAR es fácil. Ahora quiero ver la imagen del racista llamándome ‘mono hijo de puta’. ¡Eso quiero ver! Me castigan, me expulsan… ¿y a él entonces?”, puntualizó.

Tras los dichos de Neymar, Álvaro González posteó una foto en sus redes sociales y se defendió de la acusación del brasileño. “No existe lugar para el racismo. Carrera limpia y con muchos compañeros y amigos en el día a día. A veces hay que aprender a perder y asumirlo en el campo. Increíbles tres puntos hoy”, admitió.