A pesar de que muchos clubes en el mundo están sufriendo una gran crisis económica a raíz de la pandemia, otros aprovechan el parate obligatorio para incorporar futbolistas a su equipo. Estamos hablando del Paris Saint-Germain, equipo que podría sufrir un gran cambio ya que algunas de sus figuras quieren emigrar.

Con la decisión casi tomada por Neymar de retornar al Barcelona -rechazó la extensión de su contrato-, con Cavani negociando con otro clubes y el vencimiento del préstamo de Icardi (si lo quiere, deberá pagar 70 millones de euros al Inter) solamente quedaría Mbappé a disposición de Tuchel.

Según confirmó el director deportivo del club francés irían si o si, por el delantero argentino, aunque el sueño de Martinez es jugar en Barcelona al lado de Lionel Messi. Pero, como será un mercado muy anormal por el Covid-19, el club catalán deberá estudiar mucho los número, ya que la clausula del ex Racing es de 111 millones de euros y además la vuelta de Neymar -si es que la desean- no será para nada barata.