El conjunto dirigido por el español Félix Sánchez ha alcanzado su máximo logro deportivo. En Emiratos Árabes, con un ambiente totalmente adverso, Qatar dominó un torneo absolutamente espectacular: siete jugados, siete ganados. Además, la increíble cifra de 19 goles a favor y apenas uno en contra -en la final-.

Los artífices de la gran hazaña fueron Almoez Ali, Abdulaziz Hatem y Akram Afif; autores de los tres goles -algunos de ellos de una belleza envidiable-. A tres años del Mundial que se desarrollará en sus tierras, el seleccionado marrón se erige como el conjunto asiático más poderoso y se da el gusto de coronarse campeón continental por primera vez en su corta historia.

Entre abucheos constantes y lluvias de zapatos propinadas por los locales, Qatar se las ingenió para sumar récords a un certamen que ya quedará en la historia: Ali alcanzó los 8 goles del iraní Ali Daei en la Copa Asia 1996, mientras que Afif batió el récord de más asistencias en un mismo torneo: 10. 

Su próximo gran objetivo será la Copa América que se disputará este año en Brasil, donde compartirá grupo nada más y nada menos que con Argentina. Sin embargo, los qataríes no pierden de vista su máximo anhelo: el Mundial de 2022 del que serán anfitriones.