En enero del corriente año, Luis Suárez fue operado del menisco externo de la rodilla derecha y la rehabilitación fue alrededor de cuatro meses. A raíz del parate del fútbol por el Covid-19, el delantero se ausentó en pocos partidos que disputó el Barcelona. Respecto de su vuelta a los entrenamientos, el delantero contó cómo se siente: “Bien, muy bien, adaptándome al principio a lo que es el volver a entrenar con los compañeros, yendo poco a poco”, reconoció.

“En la vuelta de una lesión cuesta, vas con cierto miedo, pero ya estoy disfrutando con los compañeros. Me perdí un par de partidos menos pero no quita la difícil situación que estamos viviendo todavía, porque el virus no se ha ido. Se va normalizando todo, pero está la desgracia de las muertes que pasaron”, aseguró en una entrevista con el sitio oficial del Barcelona.

Respecto de los partidos a puertas cerradas, expresó: “No estamos acostumbrados a jugar con tanto calor en pleno verano, pero nos estamos adaptando a lo que serán los partidos. Jugar sin gente tendrá algo peculiar, pero ya vivimos un partido así y trataremos de enfocarnos en el fútbol y en tratar de llevarnos LaLiga”, indicó el delantero.

Consultado por las chances de quedar entre los máximos goleadores de la institución, remarcó: “Siempre dije que los récords vienen por sí solos, tienes que centrarte en ayudar al equipo. Si viene la posibilidad de pasar a un mito histórico como Kubala, bienvenido sea. Contento de dejar una linda huella en un club tan grande como el Barcelona”.

Por último, reveló su momento preferido en el Barcelona: “Como jugador profesional, la final de la ‘Champions’ de 2015 es uno de los momentos más lindos de mi carrera. Conseguí marcar el 2-1 tras una jugada de Leo. Fue una noche única e increíble, conseguimos luego el triplete y fue algo soñado. Jamás lo voy a olvidar”, cerró.