La injerencia de la tecnología no pasó desapercibida en la ida de la Recopa Sudamericana, que ayer se jugó en el Olímpico de Atahualpa, y que culminó en igualdad 2-2 con los goles de Murillo, Henrique, Pedro y Pellerano, de penal.

El local, campeón de la Copa Sudamericana ante Colón, logró rescatar el empate sobre la hora y la definición quedó abierta de cara a la revancha del próximo miércoles en el mismísimo Maracaná.

Asimismo Independiente del Valle, que contó con los argentinos Richard Schunke, Cristian Pellerano y Lorenzo Faravelli, había comenzado en ventaja con el tiro libre de Jacob Murillo. Pero luego se consumó la remontada del campeón de la Copa Libertadores.

Antes de ello llegó la polémica de la noche: Bruno Henrique marcó el 1-1 para el Fla pero el VAR alertó sobre su torso en offside siendo que encontraba parado sobre su campo al momento de ser habilitado. Luego de cinco minutos el árbitro uruguayo Leodán González anuló el tanto sin siquiera ver la pantalla.

La polémica quedó instalada y condicionó a la visita, que recién logró igualar en el complemento por medio del propio Henrique, quien venció al arquero Jorge Pinos y puso el 1-1 aunque se lesionó en la jugada. Justamente Pedro, su reemplazante, aprovechó un centro de Everton Ribeiro y revirtió el score.

Sin embargo, con el tiempo cumplido, Hernán Pellerano aprovechó un mínimo roce sobre Murillo que el juez sancionó como penal para igualar nuevamente la historia. En una semana, en Río de Janeiro, se conocerá al campeón de la Recopa.