Quien fuera figura en Corinthinas, Palmeiras y Flamengo, goleador en el Mundial de Clubes del 2000 donde festejó con el Timão, y quien se dio el gusto de alzar la Copa del Mundo hace 14 años en Corea-Japón, se encuentra privado de su libertad.

Según informaron desde la policía de Brasilia, Edilson fue detenido el sábado pasado ni bien puso un pie en el aeropuerto internacional de la capital brasileña. A continuación fue trasladado al Departamento de Policía Especializada del Distrito Federal, donde permanecerá arrestado al menos por un mes, como consecuencia de la deuda de 430 mil reales (130 mil dólares) que corresponden a la pensión alimenticia de sus hijos.

Sin embargo, esta no es la primera vez que el jugador termina en prisión; en 2014 le había ocurrido lo mismo bajo las mismas acusaciones, pero aquella vez con una deuda de 120 mil reales. Por su parte, y como corolario de esta situación, la Policía Federal de Brasil también lo investiga por una supuesta participación en una red fraudes relacionada con el pago de loterías oficiales.

La situación se da en medio del retorno a la actividad de Edilson, quien este año firmó contrato con Tabao da Serra, un equipo de la cuarta división del campeonato estadual de San Pablo. Atrás quedó su etapa de gloria, que incluyó el título del Mundial 2002, dos éxitos en el Campeonato Brasileño (1998 y 1999) y el Mundial de Clubes del 2000 con Corinthians y una liga brasileña con Palmeiras, en 1993.