Cristiano Ronaldo tiene un hobby: coleccionar autos deportivos. Tal situación le demanda 100.000 euros al año en concepto de seguros. ¿Llegará bien a fin de mes o deberá achicar gastos?

El hobby puede rozar lo peligroso para quien tenga la necesidad de saciar un gusto personal. El fanatismo por un objeto puede provocar una obsesión que puede acarrear grandes costos, en concepto de adquirir aquel preciado ítem a poseer. Tal es el caso de Cristiano Ronaldo, quien puede darse el gusto de coleccionar autos de lujo, selectos bólidos que hacen las delicias de cualquier fanático de los fierros, pese a que tal vicio le cueste al año unos 100.000 euros sólo en concepto de seguros. Un vuelto para el luso.

Nadie duda de la gran capacidad futbolística del astro portugués, más allá de todo el marketing que lo rodea, dentro del campo de juego ha demostrado ser el merecedor de los elogios percibidos. Aunque, pese a tamañas condiciones, sigue siendo irrisorio las grandes sumas de dinero que perciben los mejores futbolistas del mundo. El hombre del Real Madrid ostenta una fortuna personal valuada en 150 millones de euros, lo que le ha permitido ostentar una colección de autos deportivos que se ubica en torno a los 3 millones de euros.

Según un estudio de mercado, el actual Balón de Oro paga unos 100.000 euros anuales para poder asegurar sus hermosos “chiches” Una cifra que es inalcanzable por la gran mayoría del planeta, es para el lusitano una verdadera limosna, ya que CR7 percibe del vínculo firmado con el club merengue casi 47.000 euros diarios.

Entre los vehículos de alta gama que posee el crack, se destacan un Bugatti Veyron de casi 1.000 CV y con un valor de 1,2 millones de euros. En el garaje de lujo también emerge la figura de del Lamborghini Aventador, que pese a sus 700 CV y a costarle unos 300.000 euros, lo dejó tirado a poco de sacarlo del concesionario.

No menos despreciable es el McLaren MP4-12C Spider (265.000 €), una de sus últimas adquisiciones. La lista se completa con los italianos Maserati Gran Cabrio (142.000 €) y Ferrari 599 GTO (279.000 €), los ingleses Aston Martin DB9 (211.000 €), Bentley Continental GTC Speed (159.000 €) y Rolls Royce Phantom Drophead Coupé (475.000 €). Mientras que su inmenso parque se completa con varias marcas alemanas: Mercedes, BMW, tres Audi y dos Porsche (Panamera y Cayenne Turbo). Aunque hay más, y muchos se sumaran aún.

Foto: Mundo Deportivo