Fue una noche soñada para el Necaxa, que se llevó los tres puntos del Estadio Azteca y se topó con un Agustín Marchesín que se había levantado con el pie izquierdo. América se puso en ventaja de arranque con un gol de Henry Martin, cuando iban apenas cinco minutos, pero todo lo que vendría después sería una verdadera pesadilla futbolística.

Haciendo honor a su apodo, los Rayos lo dieron vuelta en un puñado de minutos durante el complemento gracias a los tantos de Cristian Calderón y Brian Fernández, luego de una pésima salida del arquero argentino. Sin embargo, el blooper vendría en tiempo de descuento: iban 96 minutos de juego cuando Marchesín fue a cabecear un córner en busca del empate, pero terminó viendo cómo la pelota terminaba entrando en su propio arco luego de una contra comandada por el ex Racing y definida por Calderón.

Un dejavú para el guardametas que hace poco tiempo sonó como posible refuerzo de Boca, y además reconocido simpatizante del equipo de la Ribera. Mismo resultado final (3-1) e igual definición para poner cifras definitivas al marcador. Cualquier similitud con el gol del Pity Martínez en el Estadio Bernabéu de Madrid es simple coincidencia.