Sin dudas la edición 100% peruana del rally raid más duro del mundo ha colmado las expectativas con cambios en las posiciones de privilegio, grandes escenarios y desafíos para los pilotos y tripulaciones e incertidumbre hasta el último día en algunas categorías.

Este miércoles, con el bucle a Pisco de 313 kilómetros correspondientes a la especial y 96 de enlace, la Etapa 9 comenzó a develar el desenlace en motos, quads, autos, camiones y SxS: conviviendo el paso arrollador de algunos nombres con la lucha cerrada en otros casos.

Entre las motos, el australiano Toby Price (KTM) se aferra a la cima pese al dolor que experimenta en su muñeca derecha. El chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna), quien batalló e incluso punteó durante este Dakar se encuentra a apenas minuto y dos segundos. Luciano Benavídes, en séptimo lugar, es el mejor argentino tras el recargo de tres horas que sufrió su hermano Kevin.

La contienda en las dos ruedas fue sin dudas la más atrapante desde el inicio de la competencia, y hoy lógicamente tuvo nombres diferentes en las primeras posiciones de la etapa 9: fue victoria del francés Michael Metge, seguido del boliviano Daniel Nosiglia -en una histórica performance- y el propio Quintanilla.

Además, donde también se registran emociones fuertes en la cima es entre los camiones. Ayer cambió de manos la general, pasando de Eduard Nikolaev a Dmitry Sotnikov, ambos de Kamaz. Sin embargo el campeón vigente dio vuelta las cosas al ser el más rápido en este bucle a Pisco y ahora lidera una vez más. El bielorruso Siarhei Viazovich y Sotnikov completaron el podio del día.

Paréntesis aparte para el día negro de la tripulación argentina con un vuelco para Federico Villagra, Adrián Yacopini y Ricardo Torlaschi en el Iveco Powerstar, tras perder casi dos horas con los padecimientos que siguen a la orden del día. Sin embargo todavía se ubican en el cuarto lugar de la general, a casi seis horas de la punta.

Por su parte nuestro país puede sentirse realizado con la gran actuación en quads de sus pilotos. Allí los cordobeses Nicolás Cavigliasso y Jeremías González Ferioli, junto al bahiense Gustavo Gallego, todos con Yamaha, conforman un soñado 1-2-3 que se ha mantenido inalterado prácticamente toda la prueba. Cavigliasso supera a su coterráneo por casi dos horas y tiene su primer Dakar al alcance la mano.

Hoy el éxito fue en primer momento para Manuel Andújar, otro piloto nacional que se ha mostrado altamente competitivo en la segunda y última semana. No obstante ASO le descontó a Cavigliasso el tiemplo empleado en asistir al francés Anthony Boursaud y así se impuso para firmar 8 victorias sobre 9 etapas. El mismo Gallego completó el podio.

En los autos el dominio del príncipe qatarí Nasser Al-Attiyah (Toyota) fue total hasta aquí. Luego de tomar la punta de manos de su compañero Giniel De Villiers, el doble campeón del Dakar manejó a conciencia y llega al último día con 51 minutos sobre Nani Roma. Hoy Nasser se quedó con la etapa, escoltado de del español y el sudafricano, en un día marcado por el abandono de Stephane Peterhansel tras un accidente fuerte donde quedó herido su copiloto. Además, el chaqueño Juan Manuel Silva (18°) es el mejor ubicado de nuestro país, con el prototipo Colcar.

Por último Francisco López, de Chile, manda a piacere sobre el resto con una hora sobre su perseguidor Gerard Farres Guell, dos hombres de las motos que ene este 2019 se volcaron por una divisional de los UTV en franco ascenso año tras año. El todavía campeón vigente, el brasileño Reinaldo Varela, logró el mejor crono en la especial seguido por Farres Guell y el Chaleco.

Mañana será la última etapa de este Dakar con un breve tramo de 247 kilómetros de enlace y los últimos 112 de especial cronometrada para decidir a los campeones de esta atrapante edición en suelo peruano. Un paso nada más falta tras más de 5000 kilómetros de la extenuante carrera que tuvo por demás arena, piedra y mucho polvo.