Aproximadamente 40 barrabravas del Sporting de Lisboa invadieron la ciudad deportiva del club con la cara tapada, mientras se desarrollaba un entrenamiento y amenazaron a periodistas, agredieron al entrenador y a varios jugadores.

Tras estos incidentes varios jugadores del club luso evalúan rescindir sus contratos, entre ellos están los argentinos, Marcos Acuña y Rodrigo Battaglia, quienes fueron preseleccionados por Sampaoli en la lista de 35.

Además, los futbolistas del Sporting están por hacer la denuncia policial y se oponen a jugar el próximo domingo la final de la Copa Portugal.

“El Sporting no es esto, el Sporting no puede ser esto. Tomaremos todas las diligencias para depurar responsabilidades por lo que ocurrió y no dejaremos de exigir la punición de quien reaccionó de esta forma absolutamente lamentable”, expresó el club en un comunicado.