Su salida fue un boom que impactó fuertemente en las redes y sobre todo en la disyuntiva de los hinchas, dado que algunos aún no le perdonan su abrupta salida cuando corría hasta con chances de ir a la Copa del Mundo de Rusia. Hoy en Bayern Leverkusen, fue categórico con las sensaciones que le recorren la mente al pensar en su ex club. “Extraño el día a día. Tengo amigos, la he pasado muy bien. Eso es lo que más extraño, el compartir, la amistad, el buen grupo que se había formado. Cuando River volvió a salir campeón de la Libertadores pensé ‘¿por qué no me quedé?’”, reveló.

Al referirse a la incidencia de Marcelo Gallardo en su carrera y los consejos en la situación límite que desencadenó en su transferencia, se deshizo en elogios. “Me dijo que hiciera lo que salga de mi corazón. Lo pongo entre los mejores entrenadores del mundo porque me dio la oportunidad de ir a River y siempre le estaré agradecido. Me gustaría que me volviera a dirigir, sería un placer porque he aprendido muchísimo con él. No puedo decir si volveré, esto es fútbol, la vida es muy cambiante y pueden pasar muchas cosas. Ojalá pueda volver en un futuro pero depende de muchas cosas”, le contó a Súper Mitre Deportivo.

Consciente de que en la Bundesliga no encontró lo que fue a buscar, detalló el ambiente que encontró una vez aterrizado en una nueva liga: “En Alemania no mantuve el nivel que tenía en River. Es muy competitivo, totalmente diferente, con otra cultura y calidez humana. Me queda seguir trabajando, entrenando y mejorar”.