No será un día más para el hincha de Boca que se acercará a decidir por el nuevo presidente del club y, mucho menos si en una de las listas aparece el máximo ídolo. Tal es así que Jorge Amor Ameal sacó a relucir su confianza de cara a los escrutinios y le respondió al oficialismo: “La verdad es que estamos bien, contentos. Lo único que queremos es que la gente vaya a votar. Cuanta más gente, más fuerza vamos a tener los candidatos. Igual, notamos algún nerviosismo del otro lado, hablando de cosas que no son ciertas. El ex secretario (Christian Gribaudo) dice que dejamos el club hecho un desastre, y no sabe que el presidente actual (Daniel Angelici) era tesorero mío. Nosotros hicimos un balance con 11 millones de dólares de superávit. Además, ganamos dos campeonatos y reformamos la Bombonera”.

La fuerte acusación que recibió Juan Román Riquelme por parte de “Tano” acerca de una supuesta petición para cobrar por su participación, Ameal salió a defender a su vicepresidente segundo. “Por supuesto que no ocurrió. Primero, nosotros no le pagamos a nadie por trabajar. Segundo, yo tengo una relación con Román de otras épocas. Cuando estos personajes estaban en contra de que le renovemos el contrato, pudimos firmarlo por el doble voto mío. Después dijeron que era viejo, que no servía. Y cuando se fue a Argentinos, que no volvía más. Lo noté dolido. Yo creo que lo maltrató mucho esta gente. Es sensible, introvertido”, agregó en la charla con Olé.

Lo que supo hacer en una cancha, JR10 lo quiere repetir como dirigente. Maravillado por sus conocimientos, el líder de la lista “Frente para recuperar la identidad Xeneize” dio fe de las circunstancias: “Es impresionante lo que sabe de fútbol. Yo estuve con muchos técnicos y managers y no voy a entrar en comparaciones. Pero es tremendo. Estuvimos hablando del partido de Brasil, el de River, de esto, de lo otro. Yo vi un partido. Y él vio otro, je. Hablamos de todo y para todo. Y nadie se quiere ir de la Bombonera. No sé esta gente, que querían el estadio shopping tan famoso. Pero la gente que viene del exterior va al Museo de Boca y a la cancha de Boca. No van a Núñez o a Avellaneda. Quieren ir a Boca. Pero para entenderlo, hay que ser de Boca. Si no sos de Boca, es difícil…”, repartió palos por doquier.

Consultado por el inmejorable envión que el “Millonario” mantiene hace cinco años, con Rodolfo D’onofrio a la cabeza y Marcelo Gallardo como entrenador, prefirió no entrar en detalles pero valoró la gestión. “No hablo de otro equipo. Porque luego las palabras nuestras en la gente caen mal. Y eso genera violencia. Hablo con mis amigos. El tema River… Esto es simple: vos tenés que tener un buen equipo y mantenerlo en el tiempo. Sólo así vas a tener resultados”, cerró convencido.