A un día del arribo de Luis Suárez y Lionel Messi a Barcelona, se vivieron momentos de tensión cuando un anónimo aseguró haber instalado una bomba los autos de ambos futbolistas, estacionados en el lugar. Rápidamente se desplegó la brigada especializada en artefactos explosivos, acompañada de perros entrenados. Afortunadamente sólo se trató de una falsa alarma.

El argentino y el uruguayo están terminando sus vacaciones acompañados de familiares y amigos, entre ellos Cesc Fábregas, quien también acudió junto a su esposa Daniella Semaan y sus hijos. Los delanteros vienen de disfrutar juntos en Ibiza, y el club los espera a partir del 31 de julio para retomar los entrenamientos de pretemporada.

El domingo comenzará la actividad con la disputa del trofeo Joan Gamper, en el que espera contar con los internacionales que participaron en la Copa América. Es el caso de Messi, Luis Suárez, Arthur Melo, Philippe Coutinho y Arturo Vidal, a quienes se les espera para la presentación del equipo, que será el 4 de agosto, en el Camp Nou ante el Arsenal.