El delantero de Boca, Ramón Abila, denunció en las últimas horas que su familia fue amenazada con un posible secuestro a su padre y a los hijos del jugador.

La amenaza se produjo mediante una llamada telefónica, la cual aun se desconoce de dónde provino, pero por seguridad la casa de sus más cercanos en el barrio Remedios de Escalada de La Docta, en Córdoba, tiene custodia permanente de parte de la Policía Federal, ordenada por el Juzgado Federal N°1 tras la intervención del fiscal Enrique Senestrari.

Se especula con que el propio futbolista, que se recupera de una lesión y está en duda para la revancha ante River, podría estar en la provincia de Córdoba.