En las primeras horas de la mañana de este lunes la sede de Quilmes se vio sacudida por un hecho cargado de violencia que por milagro no pasó a mayores. A las 6 y media de la mañana, un hombre se hizo presente en la puerta del edificio y disparó en siete ocasiones, en un episodio que aún resta esclarecerse pero que podría haber traído consecuencias en Peñarol, máximo rival del Cervecero.

“Hubo un loco que se asomó a la vereda del club y disparó con una nueve milímetros. No sabemos quién es. Esperamos información de la policía y de la fiscalía. Fue un solo individuo, lo sabemos por testigos, que se bajó de una moto y disparó. La moto la dejó en la esquina donde las cámaras no llegan y se fue por Guido, no se lo alcanzó a filmar. Es una locura lo que pasó. A esa hora, gente desayunando en la confitería del club, personal de limpieza y el sereno. Algunos estaban en el hall del club y por suerte no le pegaron a nadie, pero podían haber herido a cualquiera”, aseguró Pablo Zabala, presidente de Quilmes, en diálogo con Olé.

Sin embargo, y más allá de que por el momento se desconocen más detalles sobre el hecho, no fue el único ataque de este tipo que se registró en la Feliz. Cerca de las 10 de la mañana, el otro grande de la ciudad, Peñarol, también animador de la LNB, se sacudió: la madre de un barra del milrayitas fue herida de bala cuando contestó a la puerta ante una persona que buscaba a su hijo.

“Para nosotros, esto no tiene nada que ver con las hinchadas. Los barras andan juntos, vienen de a tres o de a cuatro, y tiran piedras, pero solos no andan porque saben que son comida de los otros. Esto es así en cualquier equipo, es un modus operandi de todas las disciplinas deportivas. Esto es obra de un alienado o de alguien que le quiere hacer daño al club”, le restó importancia Zabala.

Por su parte, la mujer en cuestión se llama Margarita Lazarte, y en diálogo con la policía remarcó que tres hombres se bajaron de un Peugeot 207 en la puerta de su casa y preguntaron por su hijo Marcelo Giménez. Cuando Lazarte, de 72 años, les aseguró que no se encontraba en el lugar, empezaron a dispararle, dejándola herida en una axila aunque fuera de peligro.