La definición del Torneo Clausura 2009 quedó grabada a fuego en Parque Patricios, claramente en repudio al arbitraje de Gabriel Brazenas, que convalidó un gol polémico que consagró al “Fortín”. Carlos Babington supo llevar las riendas de Huracán y rememoró el episodio una década después: “Algo pasó. Yo estoy más caliente con el gol que nos anularon. No se entiende que haya sido (Ricardo) Casas, el lineman que fue al Mundial a los cuatro meses. Que Brazenas no haya dirigido más da para pensar, porque estaba en edad y aptitud de hacerlo. Un día estaba en la AFA y me dijeron que quería hablar conmigo, pero dije que no. No lo voy a defender, pero hubo una jugada que era penal para Vélez y no lo cobró. Si hubiera estado arreglado, lo cobraba”.

¿La jugada que definió la historia? “Si (Gastón) Monzón agarraba la pelota, ¿qué iba a cobrar Brazenas? No tuvo responsabilidad, tuvo inocencia de pibe. Fillol o cualquier veterano no la larga y se queda 10 minutos en el suelo. Él pagó muy caro eso porque Passarella lo quería para River y yo se lo iba a dar, pero después de ese partido no me lo pidió más”, aseguró el “Inglés”. La perlita fue cuando contó las palabras de “Don Julio” una vez culminado el certamen. “Hablé con él y me dijo ‘mirá, Carlos, si hay un equipo por el que yo no simpatizo es Vélez, no sé qué pasó’. Sus textuales palabras fueron ‘si hay un equipo que yo no quiero que salga campeón es Vélez'”, agregó en una charla con TyC Sports.

Aquél “tiki-tiki” que encabezó Ángel Cappa con jugadores como Javier Pastore y Matías Defederico, entre otros, se fue desmoronando y la frutilla del postre no pudo ser la esperada. Encima, se desgastó la relación entre el presidente y el entrenador, algo que condicionó la continuidad del proyecto. “Se equivocó, no terminé bien con él. Después de renunciar, vino a la cancha. Fui una semana seguida a pedirle que no se fuera porque íbamos a revertir la situación. Me dijo ‘olvidate, este equipo es Bolatti y 10 más’. Empezamos a traer cualquier cosa la verdad. El equipo fue un desastre y salió anteúltimo. Un día me dice que se va, que no les llegaba más a los jugadores. Le dije ‘escuchame, cuando las cosas iban bien estaba todo fenómeno, ahora que vienen mal hay que bancársela, si a vos la gente te quiere'”, cerró.