Neymar Jr. está en una encrucijada. Es una de las estrellas de Barcelona y la selección brasileña, y dentro de poco deberá elegir a quién debe hacerle menos mal. ¿Cómo es eso? Simple. Se acercan los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, y el entrenador de la Verdeamarela, Dunga, lo piensa como uno de los futbolistas estandarte para tratar de conseguir una medalla dorada en fútbol. Pero también se avecina la Copa América Centenario, y la posibilidad de darle un nuevo título continental al país. Y están las exigencias del club culé.

Hace poco, el presidente blaugrana, Josep María Bartomeu manifestó su deseo de que Neymar apunte a jugar sólo una de esas dos competiciones, fundamentando su postura en que el atacante “deberá descansar para recuperarse luego de una larga temporada”.

El mandamás de Barcelona, además, se animó a darle un consejo a su estrella sobre qué certamen escoger para disputar. “Nos encantaría que juegue los JJOO. Para un deportista como él, una medalla olímpica sería un orgullo para su país, incluso estando en Río de Janeiro. Para Barcelona, tener un jugador campeón olímpico es una referencia internacional”, concluyó.

Lo cierto es que el brasileño es una pieza fundamental y única para su selección, cuyo nivel futbolístico no es de los mejores. Y su baja se sentirá en cualquiera de los dos torneos que no dispute.