El empate 2-2 entre el Ciclón y Rosario Central dejó un mal sabor de boca para el paraguayo Adam Bareiro, quien malogró un penal con una insólita ejecución que se marchó por arriba del travesaño.

En ese sentido llegó el pedido de disculpas del delantero, quien incluso vio como el palo le negó la chance de redimirse en el complemento con el gol del triunfo: “Nada más quería agradecer a mis compañeros, directivos, familia y amigos que me bancaron. Por más que ninguno estuvo de acuerdo con mi irresponsabilidad, se preocuparon por mi”, escribió Bareiro en Instagram.

Con 23 años el guaraní llegó al Ciclón tras pasar por el fútbol mexicano vistiendo la camiseta de Monterrey. Antes la trayectoria de Bareiro lo encontró en River Plate, Olimpia y Nacional de su país.