En la previa del clásico de este domingo ante Huracán, aparecieron barras en el entrenamiento de San Lorenzo y se supo que mantuvieron un diálogo con algunos jugadores.

Según trascendió, los ocho barras son socios del club y no ingresaron por el acceso principal. La entrada no estaba abierta al público en general, pero para ellos sí. Cuando terminó la práctica, lograron pasar a las instalaciones y tomar contacto con los futbolistas.

Los jugadores dijeron que el diálogo fue en buenos términos. Lo cierto es que los barras dejaron un pedido claro: más actitud para enfrentar al Globo tras la derrota como local ante Central Córdoba en la última fecha de la Superliga.