Conocida la esperada dimisión de Josep María Bartomeu, la gestora interina quedó confirmada tras una reunión mantenida en las oficinas del club con la presencia del mandamás saliente, el director general Óscar Grau y el síndico de los socios, Joan Manuel Trayter. Estará presidida por Carlos Tusquets, con Joan Ramón Ramos como vicepresidente y otros seis miembros más que, de acuerdo con los estatutos, deberá abocarse únicamente al funcionamiento ordinario de la entidad, no estando autorizada, por ejemplo, a firmar contratos de patrocinio ni concretar fichajes.

El nombramiento se conocía de antemano por ser el presidente de la Comisión Económica Estatutaria, órgano independiente y que controla los aspectos financieros, cuyo dictamen se da a conocer habitualmente a la Asamblea de compromisarios. Dicho mandato entrará en funciones oficialmente el jueves hasta la convocatoria de las elecciones que, de acuerdo con los estatutos, deberán celebrarse como mucho el 29 de enero de 2021.

Con la colaboración de la desaparecida Banca Catalana, que financió la operación con los socios, el mencionado sucesor pudo no solo ponerse al día entre 1978 y 1983, sino adquirir un músculo económico que le permitió hacer frente primero al fichaje de Bernd Schuster en el invierno de 1980 y del histórico de Diego Maradona dos años después.