Gabriel Batistuta se convirtió en un temible goleador desde el humilde club viola. Ídolo absoluto en Florencia, el 9 remarcó el motivo por el cual desechó la oferta de varios gigantes europeos como Real Madrid en su mejor momento.

“En la Fiorentina después de unos años de adaptación ya era una figura buscada por el Real Madrid, el Manchester o el Milan, pero yo prefería la tranquilidad de Florencia. Yo me desenvolvía bien y vi que mi señora estaba bien. Ya tenía a mis hijos, iban al colegio. Y pensé, si me voy al real Madrid, gano, hago 200 goles pero me aburro porque en esa época no había otra posibilidad, ganaba el Real Madrid. Sabía que iba a ir, iba a marcar un montón de goles, iba a ganar, pero… era nada. Quería algo más. Y en el Milan iba a pasar igual. En 10 años nunca gané un título con la Fiorentina pero lo intenté peleando con los más grandes y los molestamos varias veces. Eso a mí me hacía sentir bien, y le quería ganar a los más grandes,” confesó Batistuta en una entrevista en America Business Forum.

El oriundo de Reconquista, en Santa Fe, anotó 203 goles en 331 partidos en Fiorentina y además supo ser el goleador de la Selección hasta la llegada de Lionel Messi. Su estadía en Florencia lo llevó a una posición difícil: “Me transformé en un líder por mi manera de trabajar. Nunca me gustó ser líder del plantel porque cuando te convertís en eso, pasas a ser el máximo responsable de las victorias y las derrotas”.

La lucha mano a mano que Bati y sus compañeros protagonizaron con poderosos del Calcio y del fútbol europeo significó un triunfo sin corona para el exdelantero: “Por eso me siento un ganador, aunque no haya conseguido ningún trofeo. Soy un ganador porque dejé todo y conseguí que la Fiorentina pelee contra los poderosos”, concluyó.