Cada vez que declara, lo hace con una lengua filosa que le encanta regalar frases picantes. Lo lleva consigo, por eso Darío Benedetto no reniega de su personalidad dentro y fuera de la cancha, algo que pone en tela de juicio las disyuntivas que genera. “Boca nunca murió porque es el único que no descendió. Mancha es otra cosa, todo el mundo lo sabe. Soy un agradecido de haber jugado una final con Boca, aunque la haya perdido. Todos saben lo que es peor. No va a morir nunca. Siempre va a ser el más grande”, indicó en Fox Sports respecto a las cargadas del máximo rival desde la definición en Madrid.

Luego se refirió a las declaraciones de Anibal Matellán, que trabajó junto a Nicolás Burdisso en la gerencia deportiva, en las que mencionó su desilusión por algunos jugadores que tras la derrota con River dejaron la institución. “Les di mis explicaciones a él y al presidente. A Daniel Angelici le dije que si me daban la oportunidad de jugar en Europa quería aprovecharla porque era uno de mis sueños. Hoy lo estoy cumpliendo y no me arrepiento”, explicó.

Por último comentó: “El mundo Boca nunca me cansó ni me va a cansar. Ya me había acostumbrado a la presión. A los 29 años me vinieron a buscar de Europa. No sé cuántos jugadores se fueron de Argentina a un equipo grande de Europa”. Con un total de 76 partidos y 44 goles, salió campeón en las temporadas 2016/17 y 2017/18 y la Supercopa Argentina 2018.