El presente de Berazategui es totalmente insólito, ya que sus hinchas se debaten entre la angustia y la esperanza de ir por un gran logro. Luego de vencer 2-1 a Argentino de Quilmes, ahora deberá disputar un desempate por el descenso contra Sportivo Barracas (jueves 23 de mayo a las 14 horas).

La particularidad de esta definición es que si el Naranja pierde, perderá la categoría y jugará la próxima temporada en la Primera D. Pero si gana, evitará el descenso y jugará los cuartos de final del reducido contra Dock Sud para ascender a la Primera B Metropolitana.

Un escenario totalmente incomprensible, algo que sólo sucede en el fútbol argentino.