Luego de sufrir tres ataques en los últimos seis meses el micro utilizado para los viajes del plantel de Boca fue blindado por la empresa transportista para evitar lesiones en los futbolistas y cuerpo técnico ante situaciones violentas.

La llegada a la cancha de River, en la final de la Copa Libertadores, quedó en el recuerdo de todos por los lamentables episodios que llevaron a trasladar la revancha desde el Monumental al Santiago Bernabéu de Madrid.

Asimismo los episodios violentos contra el micro se repitieron en Mendoza para la Supercopa Argentina ante Rosario Central, y en la Copa de la Superliga frente a Godoy Cruz.

Ahora, con esta nueva medida se espera que las escenas con vidrios rotos y jugadores lastimados queden en el pasado.