Los jugadores que se van de un club pueden hacerlo de diversas maneras, bien o mal, pero no quedan dudas que Gustavo Bou es un hombre respetado en Avellaneda por la obtención del Torneo de Transición 2014 más allá de que su última versión no fue la de aquel temible goleador que encontró su lugar en el Cilindro.

En un posteo polémico en Instagram, el fin de semana sorprendió con un “Chacho frío”, junto con un emoticón de una carita congelada. En la selfie del futbolista se lo ve con una bufanda similar a la que usa el entrenador.

Su reconocida relación de amistad con Ricardo Centurión es una clave para entender el rol que toma en el desarrollo del conflicto. “Yo no me olvido amigo lo mejor para vos”, le devolvió la pared el volante que entrena con Reserva. Horas más tarde, y al ver que su publicación se había viralizado de una manera monstruosa, aclaró que se trató de un error en el predictivo.