Este miércoles se darán a conocer los castigos a Neymar y Álvaro González por supuesto racismo del español y aparente homofobia por parte del delantero. Pero mientras tanto, el 10 sumó una nueva polémica a la colección: en el triunfo como visitante (2-0) frente a Stade de Reims, jugó como interior izquierdo en un 4-4-2 y las sensaciones que dejó no fueron positivas para su entrenador.

Finalizados los 90 minutos, Thomas Tuchel aseguró fastidioso que “jugó como si fuera parte de un equipo de relevos, cuando lo que yo necesito es que sea el líder. Ese no era el plan, ha sido demasiado defensivo”.

Pero dejando de lado el tema, reflotó la posibilidad de perder a su estrella por todo lo que resta del año debido al veredicto mencionado por el clásico francés. “Lo que más me preocupa es la decisión del Comité Disciplinario”, arrojó.