Mientras espera la resolución de la precisión definitiva en torno a la superfinal de Copa Libertadores, el Xeneize llevó a cabo una acción de camaradería con el plantel del Albo.

Con Wanchope Ábila a la cabeza, el club de La Ribera entregó botines a los jugadores, quienes no disponen de su utilería por la clausura del Islas Malvinas tras los incidentes registrados con la Policía de la Ciudad una vez finalizado el partido con Atlanta.

“Gran gesto del plantel de Boca por donarle a los jugadores de All Boys botines para jugar debido a la clausura del estadio”, remarcó Nahuel Fioretto, quien actuó en el Xeneize y que hoy forma parte del cuerpo técnico de Pablo de Muner en la institución de Floresta.

Este miércoles el Albo se pondrá al día en la B Metropolitana cuando se mida con Acassuso, una fecha donde los directivos esperan poder levantar la clausura preventiva. Por caso en el último encuentro ante Estudiantes de Caseros debieron saltar al césped con ropa prestada.