A fines del 2019 se llevaron a cabo las elecciones presidenciales en Boca y allí, la fórmula encabezada por Jorge Amor Ameal resultó ganadora. Debido a estos resultados, varios integrantes del ámbito dirigencial como deportivo tuvieron que dejar su cargo, como el caso de NIcolás Burdisso.

El ex defensor de Inter y Roma, fue el director deportivo del Xeneize por un año y allí su labor estuvo enfocada en el fútbol. A meses de su partida del club, dialogó con Télam y recordó su etapa en el club de la Ribera: “En todo ese tiempo crecí mucho y debo seguir haciéndolo, porque siempre digo que hay que aprender hasta el día que te mueras”.

“Si hay algo que aprendí en este año como director deportivo de Boca fue que en el fútbol hay un representante, que en este caso era yo, que elige al entrenador, pero debe estar pendiente de todo lo que rodea al equipo en particular y a la institución en general”, agregó Burdisso.

“Voy a seguir ligado al fútbol y después de que pase la pandemia tomaré algunas decisiones al respecto, porque la experiencia que viví en ese año como director deportivo de Boca fue hermosa. Ahí te das cuenta que hay un equipo visible, que es el que sale a la cancha, y otro invisible, que es el que sostiene todo el proyecto deportivo. Este último es el que componen los que lustran los botines tanto como el que abre la puerta o paga el salario”, cerró.