Sin nada que ocultar Claudio Paul Caniggia se refirió al presente que vive el Xeneize, apuntando contra De Rossi por su salida y remarcando los puntos altos del equipo, y la importancia de contar con Román en la mesa chica. Además se refirió al recibimiento que debe tener Maradona.

Sobre el paso del volante Daniele De Rossi por Boca, el Pájaro no dudo en dejar su mirada ante las declaraciones del italiano: “Estuvo de vacaciones acá. Obvio que se retiró en la Roma. Lo de él fue jugar en Argentina aunque sea por un ratito. Pero no pudo, tuvo problemas físicos”.

En este sentido, con la experiencia de haber vestido esta camiseta, Caniggia remarcó que no es fácil jugar en el Xeneize: “Se lesionó, volvió y si hay un jugador de 10 años menos se complica. Ya no jugás más con el nombre. Por eso dijo que su retiro fue en la Roma”.

El hoy por hoy del plantel de Miguel Ángel Russo tiene sin dudas a Carlos Tevez como un referente de peso. Sobre el Apache opinó: “No sé si para jugar todo el tiempo, pero es importante. Le dio mucho a Boca. No sé si los 90 minutos, eso lo dirá el DT. No tiene el arranque ni la velocidad de antes, está claro. Pero se tira atrás y puede jugar 10 o 15 metros más atrás. Perdió velocidad. Va a terminar su carrera en Boca, es obvio”.

Dentro del campo en su etapa como jugador el rubio delantero hizo de su velocidad una marca registrada. Actualmente Sebastián Villa tiene un arranque similar, aunque para Caniggia debe pulir aspectos para ser mejor: “Más allá de la velocidad, después más difícil es controlar la pelota. Villa es muy rápido. No sé si más rápido que yo. Creo que a Villa le falta un poquito. Cuando se dé cuenta, va a ser un jugador importante”, remarcó.

De cara a la presencia de Juan Román Riquelme en la vida política del club de la Ribera, el hijo del viento consideró que “le va a hacer bien a Boca. Es un símbolo del club. Sabe mucho de fútbol y está donde más entiende”. Sobre su participación en las últimas elecciones el oriundo de Henderson recordó que “tenía buena relación con Angelici y nada más”.

Por último, ante la visita de Gimnasia La Plata a La Bombonera en la fecha final, recordó la importancia que su socio tuvo en el club y también en el fútbol mundial: “Llegó cuando tenía 20 años, lo vendieron fortuna y no habló de dinero. No importa la camiseta que vista Diego, es un símbolo mundial. El mejor de la historia. Tiene que ser reconocido como se merece. No importa que esté en otro equipo o ese tema de las elecciones”.