El 8 de noviembre de 2018 fue la última vez que Carmelo Anthony disputó un partido de NBA. Su último equipo había sido Houston Rockets. Luego de más de un año sin jugar, Portland Trail Blazers confirmó el fichaje del alero con un contrato no garantizado.

A pesar de haber sido el finalista del Oeste durante la última postemporada, Portland atraviesa un mal comienzo de temporada. A raíz de la llegada de Anthony, Neil Olshe, presidente de los Blazers, señaló: “Carmelo es una estrella reconocida de esta liga y será una presencia respetada en nuestro vestuario. Además aportará un conjunto de habilidades en una posición que necesitábamos reforzar en la cancha”, manifestó.

Anthony tendrá un contrato de 2,2 millones de dólares y quedará totalmente garantizado si continúa en el equipo a partir del martes 7 de enero de 2020. El estadounidense usará la camiseta 00 en Portland y no el 7 que llevó en New York, Oklahoma y Houston.