La goleada sufrida por 3-0 ante el Tatengue puso punto final al fugaz paso de Ricardo Caruso Lombardi por Tucumán. “Fue mi último partido. Voy a buscar mis cosas del club y vuelvo a Buenos Aires”, confesó apesadumbrado por no haber logrado el objetivo. El técnico asumió el lugar que ocupó Gastón Coyette hasta el partido contra Belgrano y tras el interinato de Floreal García ante River.

Comenzó como local frente aLanús con una derrota por 2 a 1, logró la clasificación por penales ante Agropecuario (Copa Argentina), derrotó a Huracán por 3 a 1 en Parque Patricios, cayó goleado ante Boca (4 a 1) la noche que se consumó el descenso, empató en La Plata ante Estudiantes (1 a 1), igualó contra San Lorenzo (0 a 0), ante Unión (1 a 1) y el 3 a 0 final de este domingo. En resumen: ganó 1, empató 4 y perdió 3. Ahora cuenta con serias chances de regresar a Newell’s, donde dirigió en la temporada 2007/08.

Por su parte, Héctor Bidoglio presentó la renuncia en la caída con Villa Mitre por la Copa Argentina, aunque por pedido de los jugadores, los dirigentes decidieron que continuara en su cargo hasta el final del campeonato, en el que restaban sólo dos fechas. Una vez que se cumplió ese plazo, se mantuvo al frente para afrontar la Copa Superliga, pero tras la eliminación frente a Gimnasia, finalmente se despidió. “Ese tema fue siempre muy claro. Hace varias semanas los directivos están hablando con otros entrenadores y dijeron que yo iba a estar hasta que culmine esta Copa”, sostuvo. Obtuvo 5 triunfos, igualó 5 y perdió los restantes 5.