La grave situación social que se vive en Chile, y que seguramente terminará con Santiago bajándose como sede de la final de la Libertadores, ya hizo mella en el seleccionado local porque se confirmó que suspenderá su partido amistoso ante Bolivia.

El partido se iba a jugar en el país trasandino el 15 de noviembre, pero Sebastián Moreno, presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional, anunció que no se disputará.

“Lo único que hasta ahora está ratificado es que ya no va el partido el día 15 de noviembre”, reafirmó Robert Blanco, vicepte de la Federación Boliviana.

Tampoco tiene fecha de regreso el certamen loca, que ya lleva tres fines de semana seguidos sin jugarse. “No existe posibilidad de terminar el campeonato como está, por diversas razones, como la clasificación a torneos internacionales, por ascensos, descensos. Tenemos que ser capaces, cuando las condiciones así lo establezcan, de salir adelante con la decisión de la reanudación”, dijo Moreno.