A raíz de los lamentables incidentes sucedidos luego del partido ante Atlanta, donde los barras de All Boys se enfrentaron a la Policía, dejando 17 uniformados heridos, el Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad de BS.AS resolvió clausurar de forma indefinida el estadio Islas Malvinas.

El conjunto de Floresta no podrá jugar en su cancha hasta nuevo aviso y también está la intención de que, incluso haciendo de local en otro estadio, dispute sus partidos a puertas cerradas durante un año. Pero para esto habrá que ver si la AFA acompaña o no con la decisión.

Incluso, el club podría ser obligado a resarcir de manera económica a la Policía por el material dañado en carácter de organizador del evento deportivo.