Recién arrancaba la acción en Ezeiza, el típico picadito que le permite a Marcelo Gallardo practicar variantes de juego y elegir cada alineación titular se volvió un dolor de cabeza para Ignacio Scocco. Es que en la primera corrida que ejecutó para presionar la salida de Javier Pinola, una molestia muscular le quitó la chance de continuar.
A un costado mientras sus compañeros seguían bajo las órdenes del entrenador (fue reemplazado por Alan Marcel Picazzo), el ex Newell’s fue auxiliado por el preparador físico Marcelo Tulbovitz, pero la última palabra la tenía Pedro Hansing, médico del plantel.
Las partes coincidieron en que lo mejor era ir rumbo al Centro Rossi para someterse a análisis. El resultado fue lamentable: desgarro en el gemelo derecho. Estará inactivo por un mínimo de dos semanas y el equipo pierde una variante que venía de convertir dos goles en 15 días.