Hermanos por el trabajo y la vida, Guillermo Coppola y Diego Armando Maradona se refirió al fallecimiento del Diez. Quien fuera su representante analizó los últimos días del Diez, recluido en una casa en el complejo Villa Nueva, y su lamentable pérdida.

“Los médicos son profesionales de la salud. Creo que ese lugar se consiguió por la urgencia y necesidad de hacer un traslado rápido, pero Maradona en una situación complicada de salud por ahí necesitaba mínimamente un baño en la habitación, esas cosas me hacen ruido. ¿Fue el doctor Luque el que decidió que vaya a ese domicilio? Es una pregunta que no puedo contestar”, aseguró Coppola en diálogo con el canal Todo Noticias.

Además, Coppola habló sobre las hijas Diez y Claudia Villafañe, con quienes mantiene un vínculo estrecho: “Me he mensajeado con las hijas. Ellas nacieron y crecieron conmigo, por eso agradezco que me hayan dado lugar para tomar la manija del féretro en el entierro y estoy comprometido a empujar hasta donde quieran las hijas para que él logre la paz y ellas la tranquilidad de que su padre las amaba”.

Asimismo, el empresario se refirió a los momentos vividos junto a Maradona durante los 18 años como su representante: “Viví cosas durísimas, pero con otra realidad y otro entorno. Tenía a Claudia, a Dalma, a Gianina, a Tota y a Don Diego, que lo sostenían. Yo me quedé en Cuba cuatro años y fue por sentimiento, no por un interés comercial”, apuntó.

Para finalizar evitó polemizar sobre el trato del entorno en los días finales del Diez y prefirió recordar el vínculo que supieron tener: “Eso es lo que él eligió, bien o mal, cada uno sabrá cuál fue su manejo. Vos hablás de cierre de puertas, de cortes de teléfono. A Diego yo no le tocaba el teléfono, le abría las puertas porque eso era lo que él quería. Era otro estilo, la antítesis”.