Hasta el fatídico momento donde el Peixe aprovechó una contra para dar vuelta el score y vencer a Defensa y Justicia, ayer por la noche en San Pablo, el equipo de Hernán Crespo sacaba su boleto para los octavos de final de la Cipa Libertadores.

Por ello la desazón tras el partido era total en el equipo de Florencio Varela, que así cayó al tercer lugar en el Grupo G por detrás de los brasileños y Delfín, por lo que al menos tendrá el consuelo de disputar la Copa Sudamericana.

“Es doloroso porque lo perdemos al final. Hay que curar las cicatrices y mirar para adelante. Le tengo que decir gracias al equipo, a la gente que trabaja en la institución y a la hinchada que nos alienta”, aseguró Crespo en el contacto con la prensa.

Además, el entrenador del Halcón apuntó al trabajo que hicieron sus jugadores y que lo contentó pese al resultado: “El equipo ha jugado muy bien. Hizo lo más difícil que era asociarse y generar situaciones de gol. Logramos ponernos en ventaja, pero encontramos un equipo muy fuerte con muchas capacidades y variantes con gente que está acostumbrada a este tipo de eventos y quizá no lo pudimos sostener”.

La revancha en el plano internacional se dará en el segundo torneo de Conmebol, donde este aprendizaje puede ser vital para Valdanito: “Sigo orgulloso y confiando en estos chicos. Salimos de esta competición con la frente muy alta y espero que esta experiencia nos sirva para la Copa Sudamericana”, agregó.