Se encuentra en la isla de Madeira, de donde es originario, para cumplir con la cuarentena alejado de la pandemia de coronavirus.

En ese contexto, Cristiano tenía planeado regresar a Turín esta semana pero prefirió quedarse en Portugal y recién viajar el 4 de mayo, cuando existan las garantías para volver a entrenar con la Juventus, según publicó el diario catalán Sport.

El Ministerio de Salud italiano no ha resuelto aún si habilita la vuelta a los entrenamientos deportivos en forma masiva y en ese marco no se definieron todavía los protocolos necesarios para retomar las competencias.

El luso está a gusto en su ciudad, donde entrena periódicamente en la parte física, según puede verse en sus publicaciones en las redes sociales, en las que se mostró muy activo durante el aislamiento.