El Dakar a veces te da, y otras tanta te quita: esta vez quien sufrió la peor cara de la moneda fue Ricky Brabec. El piloto de Honda se imponía en la general y soñaba con ser el primer estadounidense en consagrarse en la categoría rey de la prueba. Sin embargo el motor de su máquina dijo basta en las dunas de Ica y así quedó solo y desconsolado, a la vera del camino, en una imagen verdaderamente conmovedora.

Con este nuevo panorama el nuevo líder de la general en las dos ruedas es el australiano Toby Price, quien libra una batalla personal con su maltrecha muñeca. El campeón de 2016, y uno de los pesos pesados de KTM, encabeza el pelotón con apenas un minuto y tres segundos sobre el chileno Pablo Quintanilla, quien corta la hegemonía de la marca austríaca con Matthias Walkner (+6’35”) y Sam Sunderland (+6’38”).

En la etapa entre San Juan de Marcona y Pisco fue el austríaco el que marcó el ritmo, aventajando al piloto trasandino y al propio Price. Además este martes Lucio Benavídes fue el mejor argentino al arribar 7mo, mientras que su hermano Kevin está 6° en la general.

Entre los autos hubo una nueva victoria de etapa para Sebastien Loeb: el galo no es por nada 9 veces campeón del WRC y demuestra que cuando tiene el medio mecánico a su favor puede hacer grandes cosas en terrenos de navegación. El Peugeot 3008 DKR empleó 3h54’53” para unir los 360 kilómetros de especial y así firmar su cuarto éxito de etapa en ese Dakar. Detrás se ubicaron el qatarí Nasser Al-Attiyah y el polaco Jakub Przygonski, con Toyota y MINI, respectivamente.

El príncipe sigue controlando el reloj para cosechar su tercera victoria entre los autos, abriendo una brecha aún mayor sobre sus escoltas: Nani Roma, quien es el nuevo segundo tras el retraso que sufrió Stephane Peterhansel, está a 46’29” de la cima, Loeb se ubica sólo 16 segundos por detrás del español y Monsieur Dakar quedó a 53’30”.

Única es la situación en los quads, divisional que una vez más demostró el poderío de Nicolás Cavigliasso, quien sigue sumando victorias etapa tras etapa para prácticamente convertir en realidad la victoria en su segunda participación en la carrera. El oriundo de General Cabrera, en Córdoba, aventajó a Gustavo Gallego y Jeremías González Ferioli para lograr otro 1-2-3 albiceleste.

La superioridad de los pilotos argentinos es tan grande que apenas el francés Alexandre Giroud logró entrometerse en alguna etapa ante el terceto de punta, donde también supo aparecer Manuel Andújar. En la general Cavigliasso aventaja por hora y media a González Ferioli, y el bahiense Gallego sigue cómodo en tercera posición.

Lo que parecía ser otro éxito para los competidores nacionales quedó finalmente trunco en camiones. Al finalizar la especial Federico Villagra aparecía al frente del clasificador, sin embargo Dmitry Sotnikov (Kamaz) se quedó con el mejor crono del día. Detrás se ubicaron Siarhei Viazovich y Gerard De Rooy, con el Coyote en una cuarta colocación que repite en la general.

No obstante el mayor imparto del día entre los colosos fue el retraso de una hora que tuvo como víctima a Eduard Nikolaev, quien cedió a manos de Sotnikov el liderazgo de la prueba cuando parecía encaminarse a otro título. Casi 27 minutos separa a ambos, con un De Rooy que se recortó a una hora la luz con la punta.

Por último, entre los SxS, fue efímero el dominio de Reinaldo Varela tras la especial de ayer. Hoy el brasileño perdió hora y media en la arena y así Francisco López volvió a aprovecharlo para llevarse la victoria este martes, seguido de Cristian Baumgart (Brasil) y Gerard Farres Guell (España). De esta forma el Chaleco comanda la clasificación con 54’10” sobre su compatriota Rodrigo Moreno Piazzoli.

La anteúltima parada del Dakar 2019 se desarrollará íntegramente en Pisco, con un bucle que incluye 96 kilómetros de enlace y 313 de especial. Las chances se reducen para vencedores y vencidos, y poco a poco la meta en Lima está al alcance de la mano. Atrás comienza a quedar la carrera de rally raid más dura del mundo.