Que Teófilo Gutiérrez se fue mal de Racing, luego de perder un clásico con el Rojo y donde apareció un arma en plena pelea con Sebastián Saja en el vestuario, no es novedad alguna. Sin embargo, ahora Jorge De Olivera reveló detalles sobre la convivencia por aquellos días con el delantero colombiano.

“Teo se portó mal siempre. Desde lo deportivo no se puede decir nada, pero era un pelotudo bárbaro. A la semana de haber llegado lo conocimos, no lo bancó nadie y le soltamos la mano”, afirmó el De Olivera al programa Racing de Alma.

Antes de aquel episodio ante el Rojo, el arquero recordó que la tensión en el ambiente ya era palpable varias fechas antes: “Hizo mucho como para que no terminara todo antes. El vestuario de Independiente debió suceder mucho antes. Contra Banfield pensé que se armaba el ring, que cobraba, pero no… Y se siguió superando día a día. Tuvimos un par de charlas grupales, esperando que cambiara, pero no le entraba una bala”. Justamente en ese duelo Teo se fue expulsado infantilmente por sacarle la pelota de las manos a Cristian Lucchetti.

Además, De Olivera recordó una actitud que cayó mal en el primer entrenamiento de fútbol: “Quedó mano a mano, me eludió e hizo el gol. Se fue corriendo al banderín del córner, pegó un saltó y extendió el puño. Pensamos, ¿qué le pasa? Después nos dimos cuenta cómo era”.

Para finalizar, el actual arquero de Platense reveló que por aquel entonces Diego Simeone “reconoció que se había equivocado” al perdonarle un retraso y relató otra anécdota previa al comienzo de un partido: “En el saque inicial de un partido, cuando no escuchó a la gente corear el ‘Teo, Teo’, le preguntó a un compañero ‘por qué no gritan mi nombre’. Cuando se le falta el respeto al grupo es complicado. Hoy creo que se enfoca más en lo grupal y ni siquiera se permitiría tener a un jugador así dentro del equipo”, cerró.