El salvador se llama Roland Biedert y es el apuntado en devolverle las esperanzas a la “Torre de Tandil”, que se vio afectada por numerosas lesiones que lo alejaron de los primeros puestos a nivel mundial. Es un especialista en cirugía ortopédica y traumatología que trabaja en el equipo helvético de Copa Davis y un profesional de suma confianza de Roger Federer y Stanislav Wawrinka.

Por algo lo bautizaron bautizaron “el hombre milagro” a partir del trabajo a contrarreloj que hizo cuando “Su Majestad” no se pudo presentar en la final de la Copa de Maestros de Londres 2014 por molestias en la espalda y a los pocos días disputó tres puntos en la final de la Copa Davis ante Francia (Suiza ganó 3-1).

Relegado al puesto 128 según el último ranking difundido por la ATP, Juan Martín Del Potro no compite desde el 19 de junio de 2019 en el torneo inglés de Queen’s y luego, al agravarse la dolencia que acarreaba en la rótula desde octubre de 2018, lo que hizo fue acumular consultas médicas y someterse a dos intervenciones quirúrgicas.

Completó el proceso post operatorio y recién volvió a empuñar una raqueta a mediados de julio pasado, cuando comenzó una serie de entrenamientos en las instalaciones del Tenis Club Argentino (TCA) ubicado en Palermo, seis meses después de haber pasado por el bisturí.

A los 32 años, hay muchas dudas respecto a su futuro pero la ilusión de regresar en nivel para despuntar el vicio de forma competitiva le impide resignarse. Para que eso suceda deberá mantenerse la evolución de su problema en la rodilla que aún le molesta y también que el circuito transcurra con normalidad una vez que se reanude el 22 de agosto próximo con el Masters 1000 de Cincinnati, luego de haber estado interrumpido desde marzo a causa de la pandemia de coronavirus.