La Serie A parece inmersa en un mar de odio racial. No es la primera vez que un jugador es discriminado por un hincha, rival o periodista, pero Romelu Lukaku debió lidiar con ello desde su desembarco en el país. ¿Qué ocurrió? Luciano Passirani estaba hablando sobre el juego del belga y su análisis marchaba viento en popa, pero utilizó palabras desafortunadas que hicieron eco y desencadenaron en su despido.

“Actualmente no veo en Italia un jugador como Lukaku. En ningún equipo, ni en la Juve, ni en el Inter, ni en el Milan, ni en la Roma, ni en la Lazio… no hay nadie más fuerte, a mí me gusta muchísimo. Te cambia todo el equipo. Si vas al uno contra uno estás muerto, te caes al suelo. La única forma de pararlo sería dándole 10 bananas para comer”, declaró para sorpresa de todos.

Luego de la barbaridad que dijo al aire, las redes sociales explotaron de indignación hasta que Fabio Ravezzani, director de Top Calcio, anunció que no volverá a tener lugar en la cadena. “Estamos en 2019 y en lugar de avanzar vamos hacia atrás. Pienso que como jugadores debemos estar unidos y tomar posición frente a este problema con el objetivo de conservar este deporte limpio y agradable para todos”, había publicado el goleador en sus redes hace unas semanas, luego que aficionados del Cagliari imitaran sonidos de mono cuando iba a ejecutar un penal.